Para elegir un tipo de calefacción tenemos que tener en cuenta la características de nuestra casa y la  inversión que se tiene que hacer.

Los factores que debemos tener en cuenta cuando tenemos que elegir el sistema de calefacción más adecuado en nuestro hogar son los siguientes:

  • El tamaño de la casa (si es un piso pequeño o una gran vivienda).
  • El Aislamiento. Tener un buen aislamiento de la vivienda es una parte muy importante para el mejor ahorro energético.
  • El clima de la zona. Como es lógico, la temperatura variará si vives en la costa, con temperaturas suaves que en el interior o en la montaña con inviernos más secos y  fríos.
  • El precio de la energía. dependiendo de si es  electricidad, gas natural u otros combustibles, debemos tener en cuenta su precio actual y la previsión del futuro.
  • La orientación de la casa. La temperatura de la casa variará según si está orientada al norte, sur, este u oeste (la orientación sur es la más cálida).
  • El mantenimiento del sistema de calefacción. Si el sistema necesita mucho mantenimiento (pasar revisiones, limpiezas…) o casi no se precisa.
  • El uso que queramos hacer de la casa. Si no es necesario calentar todas las habitaciones, todo el día o sólo determinadas horas o si es solamente para temporadas de  verano/invierno…
  • La dificultad de la instalación. Hay que tener en cuenta si la  instalación necesita obra y estar dispuestos a realizarla.
  • Las ayudas públicas. Hay que tener en cuenta, que existen  ayudas por utilizar energías renovables, como la biomasa.

Por último, debemos  tener en cuenta que no siempre el sistema más usado es el más eficiente. No debemos fijarnos tanto en la inversión inicial como en el ahorro energético que obtendremos a largo plazo.

Según ésto, tenemos los diferentes sistemas de calefacción:

Sistema de aire acondicionado

Este sistema de aire acondicionado puede generar tanto frío como calor y es ideal para zonas de costa o interiores con temperaturas suaves. Este sistema no es recomendable para personas con problemas respiratorios o de mucosa por ser muy seco.

 Ventajas:

  • Alta eficiencia energética,  sobre todo los sistemas Inverter.
  • Recomendado en zonas con temperaturas suaves como las de  costa o interior.
  •  Los Splits y  los equipos compactos no necesitan una gran instalación.
  • Necesita un mantenimiento bajo y solamente se deben mantener los filtros del aire limpios.
  •  Se utilizan tanto para generar frío como calor, por lo tanto se ahorra tener que comprar un sistema para el verano y otro distinto para el invierno.
  • En el caso del multisplit, se puede controlar la temperatura por diferentes zonas.

Inconvenientes:

  • No recomendable para personas con problemas respiratorios y de mucosa por ser aire muy seco.
  • Dificultad para propagar el calor por toda la casa. La solución sería  poner el aire acondicionado por conductos (aunque es necesario hacer obra).
  • No es eficiente en climas muy fríos, ya que pueden formarse capas de hielo y parar el sistema.

Este sistema de calefacción es recomendable para viviendas no demasiado grandes, situadas en zonas de costa o interior con temperaturas suaves y para viviendas con espacios abiertos.

Caldera de gas con radiadores

Por último, las calderas de gas utilizan el gas natural (o gas ciudad) como combustible para calentar agua, que puede utilizarse para la calefacción de la casa y/o para calentar agua sanitaria ACS. El sistema de calefacción por gas se basa en un circuito de agua que pasa por toda la casa y calienta de forma homogénea toda la vivienda a través de radiadores. Existen tres tipos de calderas de gas: calderas de gas estancas, Bajo Nox y las de de gas condensación.

Ventajas: pueden calentar sin problema grandes viviendas de manera homogénea aun en zonas con climas muy fríos. El sistema de caldera de gas con radiadores es el sistema más utilizado en España.

  Ventajas:

▪ Calienta toda la casa por igual.

▪ No reseca el ambiente (como sí lo hace el aire acondicionado).

▪ Se puede usar en hogares grandes y compartimentados.

▪ Recomendable en climas muy fríos (mantiene bien el calor).

 Inconvenientes:

▪ Requieren revisiones periódicas por la empresa instaladora, así como una limpieza anual.

▪ Hay zonas en las que aún no llega el gas natural. Puedes mirar si tu casa dispone de suministro de gas natural